Inteligencia poco inteligente

La inteligencia se entiende como un conjunto de prácticas y procedimientos encaminados a la detección precoz de acciones u omisiones típicas, antijurídicas y culpables, la investigación de las mismas para el establecimiento de los hechos por la autoridad jurisdiccional y el combate eficaz de su ocurrencia.

La diversidad de los bienes jurídicos protegidos origina variables y especialidades, que no obstante reconocerán un patrón ineludible en la necesidad de asegurar los objetivos que se persiguen, que pueden frustrarse por el conocimiento de los agentes delictuales.

El proyecto estelar de la campaña electoral del Presidente Piñera es la guerra a la delincuencia, enfatizando que sus oponentes, o no comparten igual entusiasmo, o no reúnen condiciones de liderazgo para dicho cometido, alternativas que envuelven arrogancia y soberbia más propias de superhéroes de comics, que al menos rescatan el sentido del humor.

El día martes 1 de Junio, todos los canales de televisión publicitan con gran profusión la próxima instalación de cámaras de vigilancia en lugares determinados. Esa importante y necesaria inversión nace desnaturalizada y disminuída al facilitar a los delincuentes información gratuita e inoportuna, que transforma aparatos de alto costo y tecnología en juegos de entretención.

Al día siguiente, se anuncian medidas para combatir el grumming, utilización de la red en pornografía y prostitución infantil, que contempla la intervención de agentes encubiertos, que no son voluntarios de bomberos o el Hogar de Cristo, y que la ansiedad propagandística los convierte en descubiertos, que seguramente vestirán casacas rojas.

Es cierto que la inteligencia perdió prestigio por el uso que se hizo durante la dictadura en la denominación de órganos represivos y de tortura. También es efectivo que el país ha logrado avances en materia de transparencia de los organismos públicos, no obstante, el derecho prevalente de la sociedad a la seguridad pública y el simple sentido común, obligan a la autoridad a actuar como tal . Privilegiar acciones de marketing en desmedro de los objetivos que persiguen medidas como las señaladas, dejan en evidencia que los organismos llamados a adoptarlas, no sólo desprecian principios elementales de inteligencia, sino además, en ostensible contraposición a ellos.

La puerta giratoria no seguirá funcionando en los lugares publicitados, y los agradecidos malandras optarán por el cambio operacional a metros más metros menos.

La planificación policial será eficiente en la medida que se observen requisitos de confidencialidad y compartimentación. La fanfarria es de pago y la prudencia es gratis La Policía de Investigaciones demostró este aserto al ejecutar exitosamente una batida contra el narcotráfico en la Comuna de San Joaquín, Población La Legua, a la que ingresaron simulando un cortejo fúnebre. La inteligencia funcionó. Felicitaciones. El resultado se habría optimizado manteniéndolo en reserva

No olvidemos que en psiquiatría forense, idiotez, estupidez, imbecilidad, son formas de oligofrenias: poca mente, poca inteligencia. SIN SORDINA.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*