La Iglesia frente a actos de significación sexual

El tema del epígrafe se ha instalado en los últimos días en nuestra sociedad como objeto de debate y reflexión, útil y necesario, que, no obstante, no debe alentar expectativas o ilusiones de resultados jurisdiccionales, salvo en cuanto la certeza que las autoridades cumplirán su cometido en los límites de lo posible.

Para los libre pensadores, la iglesia cumple un rol importante en el estudio, la difusión y promoción de valores morales, y sus miembros, insertos en la sociedad, no son inmunes o infalibles a sus males, falencias y debilidades. La iglesia católica fue protagónica en los excesos de la Inquisición, espectadora asustada de los crímenes del fascismo, pero en Chile se ganó el respeto y admiración ciudadana en la defensa de derechos humanos durante la dictadura. Por lo mismo a todos nos interesa el pronto restablecimiento de su fortaleza moral, por cierto afectada por los hechos que se están ventilando y que motivan… reflexiones. Y es cuanto podemos esperar.

Pero no es poco. Si los hechos son o no efectivos, hay consenso en cuanto la sola posibilidad de su ocurrencia es fuertemente rechazada.

La factibilidad de establecimiento de los hechos enfrenta barreras muy difíciles de sortear y que se asientan tanto en el Derecho sustantivo como en los procedimientos, que deben tener en cuenta tiempo, lugar y elementos incorporados a la esencia de los injustos penales.

Los hechos invocados por los denunciantes son anteriores a la reforma procesal penal, por lo que la competencia para conocer de ellos se limita a dos Juzgados del Crimen del sistema antiguo, que no dan abasto para cubrir el trabajo pendiente de treinta y seis de igual categoría. El estudio de la admisibilidad de la acción penal debe tener en cuenta la irretroactividad de la ley penal, las reformas que introduce la Ley Nº 19.617 de 12 de Julio de 1999, y lo más importante, que la responsabilidad penal no se haya extinguido por prescripción o si ésta se hubiere interrumpido.

No debemos especular con resultados. Ya asistimos a algunos como la ponderación y prudencia de la ciudadanía en esperar la verdad SIN SORDINA, sin anteojeras ni mordazas, advirtiendo que su escrutinio puede ser tanto o más eficaz que una sanción extemporánea.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*